Déjenos que le ayudemos

Fisioterapia

Imagen Bienvenida

El dolor es el signo más importante que nos advierte de un desequilibrio que puede ser tanto físico, químico o emocional, aunque no es necesario llegar al dolor como síntoma para reequilibrarnos.

Un cuerpo con la postura nivelada, con músculos agonistas y antagonistas trabajando en conjunto y con las articulaciones liberadas de bloqueos y restricciones será un cuerpo equilibrado y por tanto sin dolor físico.

Imagen Bienvenida

Un organismo con carencia de una vitamina, con alergias alimenticias o con exceso de colesterol, no podrá nutrir adecuadamente a todos sus componentes y provocará alteración de algún órgano o víscera.

Estrés, preocupaciones, adicciones… son factores que pueden afectar gravemente al resto del cuerpo en forma de dolor físico (contractura cervical, diafragmática), desequilibrio orgánico (alteraciones del estómago) o depresiones, falta de concentración, pérdida de memoria…

Los tres interactúan unos con otros, se nutren los unos de los otros y se necesitan entre todos para el equilibrio global del cuerpo. La homeostasis “equilibrio” requiere el tratamiento holístico de todo el cuerpo.